De víctimas y verdugos

Restos de la bicicleta de David Viñals, fallecido en Ibiza tras ser atropellado.

Un poco de memoria

El 14 de abril atropellaron a un niño de 13 años en Burriana. Lo mandaron a 20 metros. Murió en el acto.

El 29 de abril atropellaron mortalmente a David Viñals en Ibiza. El conductor ebrio cuadruplicaba la tasa de alcoholemia. La foto que abre el artículo es de dicho accidente y da cuenta de la violencia del atropello. ¡Venga, tete, a ponerse el casco!

El 7 de mayo en Oliva, una conductora ebria atropelló a seis ciclistas. Cuadruplicaba la tasa de alcohol y también había consumido coca. Dos ciclistas murieron en el acto (de 28 y 50 años) y unos días más tarde falleció el tercero (28 años) en el hospital. Uno de los fallecidos era el padre de otro ciclista herido grave del pelotón. Una tragedia.

El 13 de mayo, en Riudoms (Tarragona) otra conductora ebria atropelló a otro pelotón de seis ciclistas. En este caso el balance fue el de un herido grave.

El 14 de mayo, una conductora ebria en Navarra atropelló a dos ciclistas con el balance de un ciclista ileso y otro de 66 años con traumatismo en la cadera. La conductora se dio a la fuga aunque posteriormente regresó a pie al lugar del atropello por si colaba que no iba borracha. Dijo que no había visto a los ciclistas.

Además, en lo que he tardado en escribir este artículo (lo reconozco, soy lento) no han parado de llegarme noticias de atropellos a peatones y ciclistas. Está la cosa calentita y eso que no nos enteramos de la mitad de lo que pasa. Algunos ejemplos más:

Descansen en paz todos los fallecidos y que se recuperen bien y cuanto antes los heridos.

Puntos en común

Nadie negará que en esta selección los puntos en común son:

  • Víctima: ciclista o persona caminando.
  • Verdugo: conductor o conductora a los mandos de un automóvil.
  • Opcionalmente: alcohol, drogas, exceso de velocidad, manejo del móvil…

Dicho de otra manera, no ha muerto ningún conductor atropellado por un ciclista borracho y drogado que volvía de fiesta y se saltó un semáforo. El que sale mal parado siempre es el que no va dentro de una carrocería.

Frágil. Este lado arriba.

Lo aclaro de esta manera porque nuestro país tiene una proporción preocupante de imbéciles y tras la psicosis y la cobertura a estas noticias no han faltado los que han opinado que: los ciclistas no respetan las normas, los ciclistas van en paralelo y no dejan adelantar, se saltan semáforos, la bicicleta es un vehículo como otro cualquiera y todos tenemos que cumplir las normas y tener cuidado…

Como queriendo decir que si te saltas un semáforo o un stop mereces morir, como Nicky Hayden. Un vídeo demostraría que Nicky Hayden se saltó un stop – abc. Toda la vida corriendo al límite con la moto para que te maten yendo en bici. Tiene ironía la cosa. Descanse en paz.

¿Qué tiene que ver que un conductor borracho, en una recta con visibilidad, invada el sentido contrario y arrase a un pelotón de ciclistas que circulan correctamente con que haya ciclistas que se salten alguna norma? ¿O qué tiene que ver con una conductora que tira a un ciclista con el retrovisor porque no le ha dado la puta gana de dejar un metro y medio al adelantar?

¿Estamos justificando el asesinato por el incumplimiento de las normas de circulación? ¿A partir de dónde ponemos el baremo? Porque a mí me encantaría mandar al paredón a todos esos que me han puesto alguna vez en peligro incumpliendo las normas (exceso de velocidad, distancia de seguridad al adelantar). Se iban a quedar las calles y las carreteras desiertas, empezando por el conductor de autobús que casi me tira a la cuneta en una curva.

El vehículo es un arma

El vehículo es un arma, se pongan como se pongan. Es lo que mucha gente no quiere escuchar para no verse reflejados en el papel de verdugos y para no renunciar a sus privilegios.

Los conductores van con miedo por la presencia de ciclistas y motos en la carretera de Alcublas.
Los conductores van con miedo por la presencia de ciclistas y motos en la carretera de Alcublas.

Se me rompe el corazón. Pobrecitos los conductores, ¿nos echamos a llorar ya? Guardemos un minuto de silencio por todos los conductores que salen a la carretera con el miedo a rascar su coche cuando atropellan a un ciclista. Y sobre todo, dejemos de utilizar la calzada para que los conductores con miedo a conducir con prudencia y respeto puedan campar a sus anchas. Quitémonos de en medio para que nadie tenga que cargar en su conciencia haber asesinado a un ciclista, aunque algunos hagan méritos para ello.

Corremos el riesgo de equivocarnos y pensar que la peligrosidad del automóvil deriva de un conductor en condiciones no aptas (drogado o bebido). Pero la variedad de noticias que abre el artículo indica que el vehículo es peligroso en sí mismo. Sólo han muerto peatones y ciclistas, independientemente de lo que ha pasado.

Así que no es lo mismo una bicicleta que un coche, ni por tanto es lo mismo que un coche circule con exceso de velocidad o adelante sin respetar la distancia de seguridad (1’5 metros) a que un ciclista se salte un stop, se salte un semáforo o circule en paralelo con su colega. Las infracciones no son equivalentes. Desgraciadamente nuestra legislación no contempla este aspecto.

“La bicicleta es un vehículo como todos los demás” es una falacia. Falacias y mentiras sobre ciclismo – Alertaciclista. Quienes dicen esto es porque quieren equiparar las infracciones de unos y otros y no es posible porque no tienen las mismas consecuencias. El ciclista no te va a matar si se salta un stop o un semáforo.

El ciclista (y el peatón) siempre llevan las de perder. Al margen del contexto, el coche es inherentemente peligroso para los que no van en él.

Por lo tanto, como el coche es peligroso, se espera de los conductores que sean cuidadosos en extremo y, sobre todo, circulen a velocidad adecuada y pasen a suficiente distancia en presencia de elementos débiles.

Conducir no es un derecho. La vida es un derecho y el respeto a la vida de los demás es un deber. Hay que retirarle el carnet de conducir, de forma fulminante, a las personas que a los mandos de un coche pongan en peligro a los demás.

Estamos hartos

Estamos hartos de que no respeten nuestra integridad. De que nos traten como a una molestia cuando somos actores de mismo derecho. De que pretendan que abramos paso. Estamos hartos de que nos vean como al enemigo. Somos hombres y mujeres con nuestras vidas, proyectos y familias. Vamos en bici porque queremos, porque nos gusta, porque es ecológico y barato y sobre todo porque nos da la gana. El que no tenga paciencia para tratarnos como es debido, que piense por un momento si a los ciclistas nos gusta tragarnos los humos de sus vehículos o si no tenemos que hacer a diario ejercicios de paciencia y moderación cuando algún imbécil nos pone en peligro.

No, la culpa no es de los ciclistas por ir provocando. De feminismo y ciclismo urbano – Alertaciclista.

Anuncios

17 comentarios sobre “De víctimas y verdugos

  1. La carretera está hecha para los coches, punto.
    Cada vez que se sale a pedalear puede ser el último día, asumidlo, es un deporte de alto riesgo cmo pudiera ser el paracaidismo, escalada o la caza y nadie le obliga a ello. Así que a disfrutar;)

    Me gusta

    1. No me parece una comparación correcta. En los ejemplos que pones el riesgo lo pone la naturaleza del deporte. Sin embargo en carretera, el riesgo lo generan personas que no respetan la integridad de los ciclistas. Eso se puede combatir y es muy diferente a que falle una cuerda o un mosqueton en un deporte de riesgo y el practicante tenga un accidente.

      No parece lo mismo que te mate un conductor que no le ha dado la gana esperar 10 segundos para adelantar con seguridad a que tu paracaídas no se abra porque tú mismo lo plegaste mal.

      Tu discurso es el de la resignación. No hay nada que hacer. Y por parte de los conductores, la administración, la legislación y las fuerzas de seguridad se puede hacer mucho.

      Gracias por comentar.

      Un saludo.

      Me gusta

    2. Parece que no hacen ningú tipo de psico Técnico para que ignorantes y borders line como tú puedan conducir y además opinar. Una pena .

      Me gusta

  2. Exacto Carlos, tú lo has dicho. La administración es la única culpable. Los responsables y causantes son los ciclistas. Los conductores son unos meros usuarios de una via hecha y preparada sólo para automóviles.
    Que en un despiste se lleve por delante a uno o 10 ciclistas es un hecho puntual y desafortunado que seguirá pasando siempre.
    Repito la carretera es para los coches.
    Saludos

    Me gusta

    1. Yo no he dicho lo que dices en este último comentario. No me has entendido o no me he explicado bien.

      La carretera estará diseñada para los vehículos, pero los conductores pueden poner de su parte para no ser un peligro hacia los ciclistas.

      La responsabilidad de la seguridad de los ciclistas recae sobre todos en distintos grados y el conductor tiene una parte muy importante, nadie conduce por él.

      Un saludo.

      Me gusta

  3. Soy ciclista de carretera, hago unos 16000 Km/año, y amo este deporte. También soy conductor, peatón y padre de familia. Además, tengo formación y larga experiencia en Prevención de Riesgos Laborales y en investigación de accidentes. También tengo larga experiencia en la gestión de indemnizaciones por accidentes de tráfico, y habrán pasado por mis manos no menos de 500 atestados de todos los tipos y colores. Añadiré que como ciclista, he sufrido en mis carnes 3 atropellos de consecuencias graves (fracturas y/o incapacidad temporal de más de 60 días).
    Dicho esto, y sin quitarte la razón en nada, creo que debería empezar por publicar datos claros sobre la siniestralidad y darle algo más de objetividad a tu publicación.
    De lo contrario, pareciera que de un corto tiempo a esta parte los conductores europeos se han propuesto dar caza al ciclista, cuando las cifras oficiales, la estadística cruda, dice lo contrario, o al menos, respecto a años precedentes no demasiado lejanos.
    Como bien apunta un compañero conductor, quizás haya que conscienciarse de que las carreteras son peligrosas, y yo añado también que los conductores no son infalibles, que hay rutas, horas días y puntos negros que conviene evitar, y que también hay que replantearse la forma en la que muchos salimos a dar pedales.
    Por supuesto, aumentar la formación y la conscienciación de los conductores es algo vital y necesario, tanto como mejoras los arcenes y los puntos negros, Respecto al incremento de las sanciones administrativas y/o penales habría que hacer una reflexión en frío. Primero, que todas las vidas valen igual, y por tanto, que el posible endurecimiento hay que aplicarlo en todos los casos, así que no solo hay que levantar las hachas por los ciclistas, sino por los motoristas, por los peatones, y por los ocupantes de cualquier vehículo implicado. Segundo, que nos guste o no, hay que tener en cuenta que sólo se puede considerar a un conductor como penalmente responsable de un atropello cuando lo ha causado de forma consciente y deliberada. Se asume que el asesino que mata con un arma lo es porque tiene una actitud deliberada de causar daño, pero los conductores imprudentes, los que se duermen, los les falta pericia o conocimiento, o incluso aquellos que manejan el móvil o los que ha tomado alcohol y/o drogas a consciencia, no salen a carretera a cazar ciclistas, y en esa tesitura se maneja la judicatura.
    Solo en España hay casi 28 millones de vehículos y hay 3,8 millones de desplazamientos a diario en bicicleta (fuente. DGT, año 2015). Venimos de una serie de 13 años de reducción sistemática y drástica de las muertes en carretera (menos el 2016, que incrementó un 2,6% respecto al 2015). Por supuesto, no hay que conformarse, pero tampoco hay que desgarrarse las vestiduras -o el maillot-, al descubrir que la carretera no es segura como si fuera algo nuevo.
    Para empezar, muy pocos ciclistas empatizan con los conductores, y yo he visto demasiado a menudo actitudes chulescas y desafiantes por parte de nuestro colectivo, por no hablar de actitudes imprudentes, irresponsables o directamente suicidas. !Joder! es que no es nada fácil adelantar a un pelotón de ciclistas.
    Quizás las carreteras se nos han quedado pequeñas, pero lo que está claro es que nos guste o no, existe un riesgo inherente similar al que tiene el alpinista cuando pretende subir una cumbre, porque no podemos esperan la infabilidad de nada menos que 28 millones de conductores con sus 28 millones de circunstancias particulares. Cualquiera puede tener un mal día. Pongamos de nuestra parte, seamos prudentes, planifiquemos las rutas y cómo afrontarlas teniendo muy en cuenta los riesgos. Por supuesto, hablamos de estadísticas, y de lo que nosotros podemos hacer al respecto. Luego hay casos particulares, accidentes en los que por nuestra parte nada se pudo hacer. Esa parte es la que le toca a la DGT, al Gobierno, al jurista y al juez.

    Me gusta

    1. Hola, Salvador.
      El objetivo de mi blog no es presentar objetivamente la realidad sino dar mi opinión. Intento, eso sí, aportar con datos y compartir enlaces para apoyar lo que digo. Los datos de siniestralidad que indica ya los aporta la DGT anualmente en sus anuarios y allí puede dirigirse cualquiera y consultarlos. Cualquiera puede ver, como bien indica, que cada vez hay más ciclistas y cada vez menos accidentes mortales y graves, lo cual refuerza la teoría de la seguridad en números: cuantos más ciclistas seamos, más seguras van a ser las ciudades y las carreteras. Es positivo para todos.
      Por eso mismo, me apenaría que el artículo contribuyera a acrecentar el alarmismo, artificialmente inflado por la reciente cobertura a estas noticias. Lo que no me puedo negar a mí mismo es comentar la actualidad y permitirme un calentón y válvula de escape. A medida que pasaban los días con el artículo en modo borrador me iban llegando más noticias de atropellos. Al día siguiente de publicarlo el atropello que acabaría costando la vida a la triatleta alemana de 31 años. Un camionero que tenía mucha prisa, se ve.
      Usted dice que “quizás haya que conscienciarse de que las carreteras son peligrosas” y yo estoy de acuerdo. Pero lo que quiero apuntar en mi artículo es que lo son por la presencia de vehículos a motor de gran masa que circulan a gran velocidad, en comparación con la prácticamente nula capacidad de hacer daño a terceros que tiene la bicicleta. Lo digo porque a los ciclistas nos tienen fritos por saltarnos semáforos y stop como si estuviéramos asesinando a cientos de personas cuando la realidad es que los ciclistas y los peatones somos las víctimas.
      Usted dice:
      “Respecto al incremento de las sanciones administrativas y/o penales habría que hacer una reflexión en frío. Primero, que todas las vidas valen igual, y por tanto, que el posible endurecimiento hay que aplicarlo en todos los casos, así que no solo hay que levantar las hachas por los ciclistas, sino por los motoristas, por los peatones, y por los ocupantes de cualquier vehículo implicado.”
      Como he trasladado al artículo, no es lo mismo un coche que una bicicleta y aunque es cierto que todas las vidas valen igual, uno no tiene la misma responsabilidad cuando maneja uno u otro vehículo y por tanto las sanciones deberían ser proporcionales al peligro potencial que se maneja. No me vale que saltarse un semáforo sean 200€ para un conductor y un ciclista, cuando las consecuencias de un accidente son totalmente diferentes. Así que aquí encontramos un punto de desacuerdo porque yo no acepto esa supuesta igualdad en la que muchos insisten para no cambiar nada.

      Usted dice:
      “Segundo, que nos guste o no, hay que tener en cuenta que sólo se puede considerar a un conductor como penalmente responsable de un atropello cuando lo ha causado de forma consciente y deliberada. Se asume que el asesino que mata con un arma lo es porque tiene una actitud deliberada de causar daño, pero los conductores imprudentes, los que se duermen, los les falta pericia o conocimiento, o incluso aquellos que manejan el móvil o los que ha tomado alcohol y/o drogas a consciencia, no salen a carretera a cazar ciclistas, y en esa tesitura se maneja la judicatura.”
      Aquí debo mostrar de nuevo mi desacuerdo. Es cierto que nadie sale a la calle a cazar ciclista, faltaría menos. Nadie sale de casa pensando “hoy por mi imprudencia voy a matar a una persona y a arruinar muchas vidas”. Este es un punto donde quizá la legislación debería cambiar y asimilar el vehículo a un arma. Si yo salgo a la calle con una escopeta cargada, cualquiera que me vea se alarmaría. No así cuando salgo a conducir con un vehículo que como los recientes atentados en Londres o Niza han demostrado tiene un gran potencial para causar muerte.
      A mí no me vale que la gente no sepa que conducir y mirar el whatsapp es una imprudencia tremenda, así como circular con exceso de velocidad o adelantar a un ciclista a dos palmos de distancia. Todas esas conductas, que son bastante generalizadas, son las que creo que la legislación debería endurecer las sanciones. Para que la gente se conciencie a base de que le toquen el bolsillo que hay cosas que no puede hacer.
      Usted dice:
      “nos guste o no, existe un riesgo inherente similar al que tiene el alpinista cuando pretende subir una cumbre, porque no podemos esperan la infabilidad de nada menos que 28 millones de conductores con sus 28 millones de circunstancias particulares. Cualquiera puede tener un mal día.”
      Aunque comprendo lo que quiere transmitir aquí, hay matices. Cualquiera puede tener un mal día y las circunstancias personales no creo que habiliten a uno a conducir de forma imprudente que es lo que al final causa los accidentes. Me estoy refiriendo a manipular el móvil mientras se conduce, adelantar a ciclistas sin respetar la distancia de seguridad, no parar en pasos de peatones y circular de forma generalizada con exceso de velocidad por ciudad. Y por supuesto, conducir bajo los efectos de las drogas. Insisto en esto porque las noticias tienen en común bastantes de estos puntos.
      Ya por último usted dice: “Luego hay casos particulares, accidentes en los que por nuestra parte nada se pudo hacer. Esa parte es la que le toca a la DGT, al Gobierno, al jurista y al juez.”
      Estoy totalmente de acuerdo. Pero tenemos que darnos cuenta del interés que hay creado para presentar los accidentes por imprudencia con accidentes con los que nada se pudo hacer. Ahí está la trampa. Los accidentes se pueden evitar y no podemos admitir que se pretenda que estos accidentes sean inevitables y que pobre conductor que no tenía intencionalidad de matar.
      Tirar a un ciclista con el retrovisor es criminal si se le vio y no se respetó la distancia de seguridad. Nos adelantan a diario sin respetar la distancia. Pasar a 40 km/h por un paso de cebra en una calle estrecha es criminal. Lo observo a diario. Mirar el móvil mientras se conduce es criminal. Pasa todos los días. Y todo eso habría que combatirlo con sanciones administrativas más duras o retirada de carnet.
      Un saludo y muchísimas gracias por comentar con tanta calidad y extensión.

      Me gusta

    2. Con esa visión tan conformista seguiríamos teniendo más de 5.000 muertos al año en las carreteras, como en los 90. Por fortuna se ha demostrado que se pudo (y aún se puede) hacer cosas para reducir enormemente esa cifra.

      Me gusta

    3. Parece un artículo de economía….. porque es tan difícil adelantar ciclistas? Yo lo hago sin riesgo y con facilidad es decir me espero el tiempo que deba esperar y adelanto de forma correcta. Porqué no atropellan tractores ? Yo adelanto tractores con la bici y con el coche. Porqué no protestan los conductores contra tractores y camiones? Porque son más grandes y fuertes por eso. Esto me recuerda al colegio…los niños malotes podían con todos los intermedios con los màs pequeños y débiles. Pues esto no es el colegio….esto es el día a día de personas que se desplazan sin contaminar. Tus estadísticas quedan muy bonitas jajajaja habla de las mujeres k matan por violencia de género … creo k también han bajado un poco …ah pero no pasa nada es el riesgo de 20 millones de relaciones sentimentales.

      Me gusta

  4. Lo que si que es cierto es que el automóvil es una máquina peligrosa que almacena una gran energía cinética (mucha masa y velocidad) y que un manejo erróneo o descuidado puede provocar daños graves a terceros. Por lo tanto, y esto es lo que la gente no es consciente, cualquier automovilista tiene una gran responsabilidad al conducir y los daños ocasionados por accidentes debidos a un mal uso y dejadez de la responsabilidad tienen que ser sancionados de forma ejemplar. Si tienes un mal día y no estás en condiciones de conducir, coge el transporte público, o por lo menos ve despacito.
    Las carreteras no son peligrosas, los peligrosos son los conductores en sus coches que circulan a velocidad inadecuada para la condición de la via o del propio conductor.
    Sobre el comentario anterior, en las normas de circulación, salvo en algunas vias como autopistas, la bicicleta tiene el mismo derecho a circular que los coches.

    Me gusta

  5. Que las carreteras son para los coches no es ni histórica, ni jurídicamente cierto (existían antes que los coches y la libertad de circulación es un derecho básico).
    Que los vehículos a motor son máquinas peligrosas que matan es evidente.
    Que quien conduce una de estas máquinas es responsable de lo que haga con ella, es igualmente evidente, por lo que no se debe disculpar las consecuencias de su conducta con argumentos como el despiste, el uso de drogas o la atención al móvil que, bien al contrario, son agravantes.
    Existe tecnología para hacer que los móviles no funcionen cuando se conduce, para limitar la velocidad de los coches (irónicamente solo se aplica a las bicis eléctricas), radares para semáforos y control de velocidad, ingeniería social para reducir los comportamientos peligrosos (legislación, sanciones, ..), diseño preventivo, etc
    Pues entonces…. qué es lo que hay en juego para que no seamos capaces de erradicar las muertes en carretera:analicemos la publicidad de automóviles y tendremos parte de la respuesta. Emoción, coches que parecen móviles, distinción (de otros coches, de los que van a pie, de los que van en bici, de los que van a caballo! )… Hay que seguir la pista al dinero .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s